“ES UN MAL EJEMPLO PARA LA JUVENTUD”.

ektor

El actor y cantante Ektor Rivera ha sido el eje de la controversia durante estos días luego de que “salieran a la luz pública” unas fotos del ex participante de “Objetivo Fama” junto a la actriz y cantante Ana Villafañe en las que se les veía en lo que mucha gente ha catalogado como una “actitud romántica”.  Yo no voy a entrar en esta columna a especular si esto es cierto, si es falso, si es una estrategia publicitaria de la producción de “On your feet” la cual Ektor protagoniza en Broadway.  No soy reportero de farándula ni mucho menos me interesa serlo. En lo que si voy a entrar es en las reacciones que esta situación ha provocado en un sector demasiado grande para mi gusto de la población; desde decirle al ganador del show “Que Viva The Chosen” producido por Jenniffer López que era una basura, que no valía nada, hasta desearle que muera de cáncer.

Tengo que admitir que aunque conozco la capacidad del ser humano para hacer cosas maravillosas y de la misma manera también sé que somos capaces de acciones muy negativas, el haber visto que una persona pudiera desearle a otra que muriera de cáncer no deja de impresionarme y preguntarme; ¿por qué una persona puede ser así contra alguien a quién probablemente ni siquiera conoce?  Mi padre padeció esa terrible enfermedad y fui testigo de lo que el cáncer puede hacer en el cuerpo y en el espíritu de una persona, por lo cual jamás en la vida podría entender como alquien puede desearle algo así a otra persona.  Recuerdo cuando el ex presidente venezolano Hugo Chávez enfermó de cáncer que el cantante puertorriqueño Willie Colón hizo un comentario alusivo a su enfermedad.  Quizás para algunos podía ser entendible que alguien se alegrara de que un político enfermara de cáncer; ¿pero desearle a un joven talentoso y con un futuro por delante una enfermedad como esta?  Esto sólo puede ser producto de una mente enferma y de un ser lleno de odio y frustración con su propia vida.

Varios de los comentarios que pude leer en las redes sociales decían que Ektor Rivera era un mal ejemplo para los jóvenes y esto si es algo que quiero discutir.  Ektor es un hombre que nunca se ha visto involucrado en asuntos de drogas, de violencia, hemos visto como es un buen hijo, y hasta el momento nunca en su carrera que lleva cerca de 20 años se había visto involucrado en ningún escándalo personal.  Ektor es un artista en todo el sentido de la palabra; canta, baila, actúa y es un excelente artista gráfico y plástico.  A todo esto añadimos que el bayamonés participó destacadamente en “Objetivo Fama”, fue uno de los ganadores de un show producido por Jennifer López, participó en proyectos dramáticos en la televisión, protagonizó varias obras teatrales y musicales y actualmente es la estrella principal de un musical en Broadway.  ¿No es esto un ejemplo de trabajo, preparación, lucha y perseverancia?  Definitivamente lo es.  Ahora; ¿a qué se refieren estas personas cuando alegan que “es un mal ejemplo para la juventud”?  ¿Están estas personas refiriéndose a un ejemplo de “moralidad”?  Aquí es donde debemos analizar con más detenimiento la situación.  Al momento no tenemos elementos de juicio suficientes para decir categóricamente que la conducta del cantante y actor “faltó a la moral” por el hecho de ser casado, porque el cantante alega que es una estrategia publicitaria de la producción, pero vamos a suponer que fueran ciertas las acusaciones que los programas de chismes hacen del incidente. ¿Nosotros como padres debemos delegar la responsabilidad de que otras personas ajenas a nuestra familia y a nuestros círculos cercanos sean los que se conviertan en modelos a seguir de nuestros hijos?  ¿No es mi responsabilidad como padre enseñarle a mi hijo que una persona puede ser talentosa y ser admirada por él o ella pero que algunas conductas de esa persona no son lo que yo deseo para la vida de él como mi hijo o hija?  ¿Acaso una figura pública tiene que vivir su vida como yo deseo que la viva para que le sea ejemplo a mis hijos?  ¿Qué derecho tengo yo para establecer bajo que parámetros “morales” otro ser humano va a regir su vida? Estas son unas preguntas que me gustaría que reflexionáramos antes de darle respuestas.

Un artista hace lo que sabe hacer, ya sea cantar, bailar, pintar, actuar, dirigir o escribir.  Eso es lo que mueve a un artista, eso es lo que lo hace respirar y levantarse cada día, la exposición en los medios de comunicación masiva es resultado de su trabajo y su talento, no es lo que necesariamente busca el artista como fin y en muchos casos aprende a manejarlo pero no es lo que quiere.  A aquellos que dicen que “si se metió a artista tiene que aguantar presión” les pregunto; ¿y si en la carrera que usted ama y con la que se gana la vida de repente le surgiera la misma atención de los medios, usted se retiraría o “tendría que aguantar presión”?  ¿Es Ektor Rivera un modelo positivo para la juventud?  El artista y el hombre que trabaja y lucha por sus sueños definitivamente lo es.  Ahora le voy a hacer una pregunta a todos esos que han despotricado contra el artista; ¿es usted un ejemplo para sus hijos, sus sobrinos, sus hermanitos, los niños y jóvenes de la comunidad a la que usted petenece?  Eso es lo que realmente le debe preocupar, que esos niños y jóvenes que están cerca de usted lo vean como ejemplo positivo porque al fin y al cabo usted es el que está cerca, usted es al que ven todos los días y de usted es que van a aprender muchas cosas que van a repetir y que van a formar su carácter como adultos.  Les voy a dar un consejo a esas personas que están tan indignadas con Ektor y que les preocupa que sea “un mal ejemplo para la juventud”: deje de estar pendiente de la vida de “los famosos” y no le enseñe a sus hijos con su ejemplo que ser “bochinchero” es una conducta normal y deseable, dedique ese tiempo que usa para sembrar veneno en las redes sociales a una actividad positiva con sus hijos, con sus sobrinos, con los jóvenes a los cuales dice preocuparle el “mal ejemplo” que puedan darle las figuras públicas.  Al fin y al cabo, ser bochinchero, promover el odio, la vulgaridad, los insultos y la pérdida de tiempo en actividades dañinas a la vida de otros, es el peor ejemplo que se le puede dar a nuestra juventud.   Hoy Ektor fue la “llave de pase” para dejar salir el odio de la incorformidad con las vidas propias.  Hoy fue Ektor, mañana va a ser cualquier otro famoso que les brinde la más mínima excusa para soltar su odio por no vivir sus vidas como hubiesen querido.

 

 

 

 

Anuncios

“Apoyo a Lúgaro, y te callas, “mente de pollo”.

lugaro

Si, yo sé que me busco las cosas pero no tengo otro remedio; soy así.  Hoy mientras daba mi “paseíto” por las redes sociales me encontré con una transmisión en directo por Facebook de la candidata independiente a la gobernación de Puerto Rico Alexandra Lúgaro, y bueno, como soy curioso me dio con entrar a comentar y le hice una pregunta que lleva tiempo rebotando en mi mente: ¿por qué tanto ella como sus seguidores dicen que es la candidata mejor preparada para ser Gobernadora de la isla?  Hasta donde he leído todos los candidatos actuales, menos Manuel Cidre, tienen doctorados, y esto incluye a Alexandra Lúgaro.  Algunos de ellos, no solo poseen doctorados sino que tienen experiencia política y han demostado anteriormente de manera consistente interés en los asuntos del país, o han pertenecido a organizaciones en pro del bienestar de nuestra isla. También sabemos que la mayoría de ellos pertenece a partidos que nos han fallado y son corruptos.  Pero bueno, ese no es el asunto al que me quiero dirigir en esta columna, y ya eso es “harina de otro costal”.  No cuestiono la preparación académica de Alexandra Lúgaro, no cuestiono sus intenciones de contribuir a un mejor Puerto Rico, y de hecho, admiro su valentía de enfrentar el tradicional bi-partidismo con su candidatura a la gobernación.  Gracias a su postulación, surge luego la candidatura de Manuel Cidre, y espero que en el futuro sigan apareciendo candidatos independientes en todo los renglones. De que Alexandra Lúgaro es la candidata que posee la mayor capacidad de llegar a la masa con su discurso, de eso no hay duda, y se lo aplaudo.  Ojalá y María De Lourdes Santiago y Rafael Bernabe tuvieran ese talento.  Pero lo que si cuestiono es el hecho de que tanto ella como sus fanáticos digan que es “la candidata más preparada”.  Si se fijan en esta última oración utilicé la palabra “fanáticos” en lugar de seguidores, porque eso fue lo que me encontré cuando hice la dichosa pregunta en su “chat”.  Desde una persona que me dijo “mente de pollo”, a otra que me dijo que me callara la boca, a otro que me dijo que me fuera del “chat”, a otro que me dijo que estaba “desacreditando a Lúgaro por ser atractiva y de buena familia”(esta persona la conozco y le tengo aprecio asi que supongo que me malinterpretó y no lo incluyo en el grupo de fanáticos) hasta el famoso “kuaja,ja,ja,ja” clásico del “bullying” de las redes sociales cuando no se tiene la capacidad intelectual de presentar argumentos.  Lo que si fue difícil encontrar fueron seguidores de Alexandra Lúgaro que presentaran razones, que no tergiversaran mi planteamiento y que estuvieran dispuestos a entrar en un proceso de pensamiento crítico.  De hecho, una de las cosas a las que Alexandra ha hecho alusión constantemente en sus discursos es a la educación y a romper con el fanatismo político.  Partiendo de mi experiencia de hoy podría asumir que se le ha hecho difícil lograr  ese propósito, porque un grupo enorme de sus “seguidores”, no son seguidores y son solamente fanáticos que cuando no poseen argumentos para defender sus planteamientos recurren a tergiversar lo que se dice, al “bullying” y  no poseen fundamentos para sostener lo que defienden.  El fanatismo político de “rojos y azules” ha sido la causa principal de que nuestro país esté viviendo el terrible momento histórico del presente.  Los nuevos partidos políticos y las candidaturas independientes son una señal de que un enorme sector de nuestra población está cansado y decepcionado del PNP y el PPD, y eso es un buen comienzo, a lo que debemos agradecerle en parte a Alexandra Lúgaro, pero el trasladar el fanatismo político del PPD y el PNP a nuevos partidos y nuevos candidatos nos mantendrá en el mismo “limbo” en el que hemos estado.  Si sigue el fanatismo político donde no cuestionamos, donde aceptamos lo que diga el candidato porque sí, donde todo aquel que nos invite a la reflexión lo vamos a insultar, tergiversar y atacar, poco será lo que podamos lograr aun cuando el surgimiento de nuevos partidos y candidatos independientes sea un buen comienzo.  No quiero ser pesismista, pero un individuo fanático, solo cambia el objeto de su fanatismo.

GRACIAS POR VISITAR EL BLOG.  LOS INVITO A LEER OTRAS COLUMNAS DEL BLOG Y A VISITAR LA PAGINA DE YOUTUBE DE UN PROYECTO QUE ESTAMOS REALIZANDO UN GRUPO DE BORICUAS EN LOS ANGELES Y SUSCRIBIRSE:https://www.youtube.com/watch?v=LLzEHpWMy1E