DE BAD BUNNY Y RAYMOND ARRIETA

raymond y bad bunny

Durante esta semana dos figuras del mundo del entretenimiento de Puerto Rico ocuparon lugares prominentes en las redes sociales.  Estas dos personalidades fueron el exponente de “trap” Bad Bunny y el comediante Raymond Arrieta.  Raymond Arrieta se vió involucrado en una controversia sobre un paso de comedia que provocó la indignación de un amplio sector de la población y que trajo expresiones públicas del liderato del “Movimiento Autónomo de Sordos” de Puerto Rico.  En el caso del cantante de trap, las controversias fueron mucho más amplias porque incluyeron al Gobernador de Puerto Rico Ricardo Rosselló y una maestra de la isla.

Raymond Arrieta es un comediante que se ha caracterizado por realizar anualmente una marcha con el fin de recaudar fondos para los pacientes del Hospital Oncológico de Puerto Rico.  A través de todos estos años esta encomiable gesta le ha traído a Raymond el cariño y el respeto de la mayor parte de los puertorriqueños.  Pocas personas deciden dedicarse tan comprometidamente con una causa y en el caso del comediante lo ha hecho poniendo en riesgo su propia salud por lo demandante físicamente de esta caminata.  Cualquier persona con “dos dedos de frente” alabaría esta gestión de Raymond.  Por otro lado, este mismo comediante es recordado por muchos como la persona que interpretó el personaje de “Florencio Melompujals”, “Mercedes Aburrida” y  “Pirulo El Colorao”.  Para los que no recuerden estos personajes voy a refrescarles la memoria.  El personaje de “Florencio Melon Pujals” era una parodia que tomaba como base al chismólogo Charlie Too Much, en el cual se mofaba de manera ofensiva de los homosexuales, donde usaba expresiones homofóbicas y alentaba al público a gritarle frases como “loca” y “pato” entre otras.  De hecho lo anunciaban como el “más pato” y el público lo recibía gritándole “pato”.  El personaje de “Mercedes Aburrida” era una parodia en la cual se burlaba del trabajo positivo que realizaba Mercedes Rodríguez, y el personaje de “Pirulo El Colora’o” era una burla y un estereotipo de un hombre negro.  En este personaje el comediante se pintaba de negro, lo que se conoce como “Blackface” y ha sido ampliamente discutido y analizado en los Estados Unidos.  Ha sido consistente de parte de Raymond Arrieta y de parte de infinidad de comediantes en Puerto Rico y otras partes del mundo el “hacer burla” de grupos minoritarios como la comunidad LGBTT, las mujeres y los negros por solo mencionar algunos.  Este es un hecho que podríamos discutir más ampliamente utilizando la “libertad de expresión” como punta de lanza pero ese no es el propósito de esta columna.

En el caso de Benito Antonio Martínez Ocasio, mejor conocido como “Bad Bunny”, recientemente utilizó una plataforma de exposición mundial como lo es el show de Jimmy Fallon para exponer la situación que sigue viviendo Puerto Rico luego del huracán María.  Esta presentación de Bad Bunny fue en cierta medida su “gran lanzamiento” en el mercado anglosajón dada la prominencia de este programa televisivo y el cantante de trap decidió usar ese momento para hablar de Puerto Rico, sin importarle lo adverso que pudiera ser esto en momentos como los que se viven en la nación como parte del ataque del Presidente Donald Trump y sus seguidores a todos aquellos que difieran de ellos.  Como dijera en el caso de Raymond Arrieta, cualquier puertorriqueño que ame a su país y que tenga “dos dedos de frente” tendría que ver lo positivo de esta acción del “trapero”.  De la misma manera ayer el cantante también rechazó “el apoyo” del Gobernador Ricardo Rosselló a su concierto y le dijo que había cosas más importantes en el país a las cuales le debería dedicar más tiempo como Gobernador incluyendo la educación pública.  Cuando vi estas expresiones me parecieron valientes y acertadas.  Por otro lado, Bad Bunny es la misma persona que escribe letras que fomentan la “cosificación” de la mujer, el machismo, la violencia y muchos otros males que aquejan nuestra sociedad.  Curiosamente aunque Bad Bunny le habla al Gobernador sobre la importancia de la educación, se enfrasca en una controversia con una maestra donde habla de “maestros malos” y “maestro buenos”, y menciona como “malos” a aquellos que le decían que se “callara y volviera a su asiento”, justo en el momento en que un padre puso una querella contra un maestro en Puerto Rico cuando existe un video que muestra la agresión de la que fue parte el maestro cuando le pedía a un estudiante que “se callara y volviera a su asiento”.

El Bad Bunny de las canciones, el de la carta de “maestros malos” y el Bad Bunny que le dice al Gobernador que la educación debe ser su prioridad y que habla de la situación después del huracán María son la misma persona.  El Raymond Arrieta que con sus personajes normaliza la burla, la homofobia, el racismo y el Raymond Arrieta que lucha en pro de los pacientes de cáncer son la misma persona también.  Raymond y Bad Bunny han realizado acciones positivas, pero también han sido instrumentos para perpetuar y fomentar prejuicios, discriminación y violencia, y son tan responsables de sus buenas acciones como de las malas.

Ya es tiempo que en nuestro país entendamos que hay que discutir los asuntos con seriedad, con profundidad, alejarnos de los fanatismos políticos, religiosos o en los casos del comediante y el “trapero”, fanatismos faranduleros.  Si Bad Bunny y Raymond Arrieta lo hacen mal, hay que criticarlos, hay que usar nuestra libertad de expresión para que se discutan esos asuntos, para que se reflexione sobre ellos, y si es posible para que se logren cambios de actitudes y hasta rectificaciones.  De la misma manera en el momento que “los Bad Bunnys” y los “Raymond Arrietas”, realicen acciones positivas también tenemos que hablar de ellas para que sirvan de ejemplo a otras personas.  Lo que no debemos hacer es cegarnos ni a favor ni en contra de una persona, y “dejarle pasar” cualquier expresión que hagan o condenarlas porque me caen bien o mal, porque no son de mi “nivel socioeconómico”, de mi “élite intelectual” o de mi generación. Ya es tiempo de que tratemos de desarrollar la capacidad de debatir las ideas, “atacar” con argumentos las malas acciones, pero cuando hablamos de personas que pueden hacer “cosas buenas” y “cosas malas” dejemos a un lado los personalismos y señalemos las acciones, no al ser humano.  Y quizás mucho peor que esto, es tratar de “normalizar” lo negativo, y traer a discusión otras figuras públicas que no vienen al caso para tratar de “defender” a su “favorito”: con el no-argumento de “Fulano dice cosas peores” o “yo vivo en una democracia y tengo libertad de expresión”.  Si queremos una mejor sociedad, tenemos que madurar en nuestro pensamiento y análisis.

Anuncios

“COMPARTE UN DÍA CON LA SECRETARIA”

Screenshot_20180908-143523_Facebook (1)

En la página oficial del Departamento de Educación de Puerto Rico aparece actualmente un anuncio que lee: “Comparte un día con la Secretaria.”  Cuando ví esta iniciativa me pareció interesante y hasta pertinente que en este momento en que se han cerrado tantas escuelas alegando falta de matrícula, pero por otro lado se están utilizando vagones ante la necesidad de salones y se van a construir nuevas escuelas, la Secretaria de Educación decida pasar “un día” con estudiantes del sistema de educación pública del país.  Al fin y al cabo “el centro” del Departamento de Educación de Puerto Rico debe ser el estudiante.  ¿Quiénes mejores que los propios estudiantes para expresarle a Julia Keleher los sentimientos de aquellos que día a día se tienen que enfrentar al hacinamiento dentro de los salones de clases, a la falta de materiales para cumplir cabalmente con su proceso de aprendizaje, a la falta de recursos humanos porque “el Departamento no los ha nombrado todavía”, al ausentismo de maestros en muchas ocasiones por las condiciones laborales a las que son sometidos, al “bullying” del que son objeto por ser diferentes en un sistema que elimina la educación sobre perspectiva de género?  Bajo todas estas circunstancias la iniciativa del Departamento de Educación de invitar a través de su página oficial a “pasar un día con la secretaria” parece una idea genial y necesaria, pero para ser seleccionado a estas “reuniones” hay que cumplir unos requisitos y el que encabeza la lista es “Promedio académico de 2.50 o más”.  Fui maestro dentro del sistema de Educación Pública de Puerto Rico durante 18 años y de esos, 17 fueron como maestro dentro de la Unidad de Escuelas Especializadas del Departamento de Educación.  Aunque estaba en desacuerdo con el requisito de tener 2.50 o más de promedio para poder ser admitido a una escuela especializada, el hecho de que un estudiante de una escuela especializada tiene una carga académica doble comparada con un estudiante de una escuela regular, podía entender el requisito del promedio mínimo de 2.50 para ser admitido a una escuela especializada.  En el caso del “Día con la Secretaria” no entiendo porque la lista de requisitos es encabezada por “Promedio Académico de 2.50 o más.”  ¿Es que acaso solo los estudiantes “de 2.50 o más” tienen preocupaciones y necesidades que expresarle a la Secretaria de Educación Julia Keleher?  ¿Solo estos estudiantes “privilegiados” tienen la capacidad para reunirse con la cabeza del sistema de educación pública del país?  ¿Acaso los estudiantes con promedios menores a 2.50 no son de importancia para el Departamento de Educación Pública de Puerto Rico, o es que sólo los estudiantes con “promedio académico de 2.50 o más” merecen estar al lado de la secretaria de educación.? Cuando uno continúa leyendo los requisitos para ser parte de esta actividad nos encontramos con que el último requisito en la lista es escribir un ensayo en el que se explique “¿Qué te motiva a querer estar un dia con la Secretaria?”, o sea, que lo que debe ser el requisito más importante de esta iniciativa es colocado en último lugar entre la lista de requisitos.  ¿Es que acaso esta iniciativa es parte de una campaña de relaciones públicas para limpiar la imagen de Julia Keleher?  Si no es así, invito a la secretaria de educación a que visite las escuelas más a menudo y abra el espacio a escuchar estudiantes del sistema de educación pública del país de todos los niveles socioeconómicos, de todos los niveles de aprovechamiento académico, de todas las ideologías espirituales y políticas, y de todas las diferentes vertientes de género.  De esta manera esta actividad se convertiría en un ejercicio pertinente y no sería otra estrategia de relaciones públicas del gobierno a la que solo tienen acceso los más privilegiados.

ENTRE “DESPACITO” Y “SUCH IS LIFE”

IMG_20170716_133429

En raras excepciones me expreso sobre trabajos de otros compañeros artistas, y las pocas veces que lo hago es con una sola intención: reconocer la labor de quienes realizan el proyecto y contribuir a que ese trabajo sea apoyado por otras personas a las cuales tengo alcance a través de mis redes sociales.  En una ocasión me expresé del contenido de un programa de comedia de la isla porque como adjunteño me había parecido ofensivo uno de sus pasos de comedia y esto sirvió para que recibiera muchos insultos y que en tres programas de radio se hablara negativamente de mi persona y se dijeran mentiras sobre mí, pero eso es parte de lo que se expone cada persona que se atreve a expresar su opinión públicamente.  Durante las últimas semanas he estado viendo en las redes sociales las reacciones de muchas personas al trabajo de un grupo de artistas puertorriqueños; específicamente me refiero al programa de comedia de WAPA TV, “Such is life” y a la canción “Despacito” de Luis Fonsi.  No voy a entrar en los méritos artísticos de ninguno de esos dos proyectos porque ese no es el propósito de esta columna.  Voy a enfocarme en lo que significan estos dos proyectos y en las reacciones de muchas personas a la canción del intérprete boricua y a la comedia protagonizada por “El Molusco”.  Comencemos por “Despacito”.  Esta canción ha logrado un éxito sin precedentes y ha permitido que muchas personas a través del mundo que no habían mostrado interés por la Isla del Encanto lo hayan hecho en este momento gracias a la canción del boricua.  La comedia “Such is life” comenzó a transmitirse a través de WAPA TV hace algunas semanas y se ha mantenido número 1 en los “ratings” en su horario desde el primer día de transmisión aunque sus números no han sido consistentes.  No creo que sea necesario hablar de la falta de talleres para los talentos puertorriqueños y que nos guste o no, esta comedia sirve para brindar trabajo a un grupo grande de talentos y técnicos boricuas.  Como mencionara anteriormente, no me interesa entrar en la discusión de los méritos artísticos de ambos proyectos pero si me interesa invitar a mis lectores a la reflexión sobre las reacciones de muchas personas a “Despacito” y “Such is life”.  Infinidad de los comentarios negativos que he leído sobre la canción y la comedia televisiva demuestran un enorme menosprecio y discrimen por lo que ellos llaman “la gente de caserío y los cafres”.  Yo puedo entender que una persona pueda considerar que ambos proyectos no cumplen con los estándares de calidad que él o ella considera aceptables, pero cuando enfocamos la crítica al asumido nivel socioeconómico de aquellos que disfrutan de esos proyectos debemos mirar esto con mucho más detenimiento.  Nuestro país está atravesando en estos momentos por probablemente la crisis más grande que hayamos tenido en la historia reciente de nuestro país.  Mientras la clase media sigue sufriendo los embates de las decisiones del Gobierno de turno y de la Junta de Control fiscal, parece ser que muchos puertorrriqueños no pueden entender que lo que se acerca va a provocar que siga aumentando la clase pobre del país y que la ya agonizante clase media siga desapareciendo.  O sea, que es muy probable que esos que hoy enfocan sus ataques a la clase pobre del país sean en un futuro no muy cercano un número más dentro de esa “gente de caserío y cafres”.  Con esto no me refiero a que todas las personas que van a perder sus empleos y van a sufrir el embate económico vayan a terminar viviendo en un residencial público, si no que para aquellos que se sienten superiores, los van a ver a ellos de la misma manera en que hoy ven a “la gente de caserío y cafres” solo por su nivel socioeconómico y les van a atribuir todos los comportamientos que ellos entienden que corresponden a “la gente de caserío y cafre”.  En esta misma semana vi una noticia sobre unas ayudas que el gobierno iba a brindar a través del Programa de Asistencia Temporal para Familias Necesitadas, y era preocupante ver los comentarios de las personas en las redes sociales y en los foros de los periódicos de la isla expresándose sobre las personas que cualificaban para estas ayudas.  ¿Adivinen cuál era la frase que más se repetía?  Si, esa misma, que ese dinero era para “los cafres del caserío”, sin ni siquiera entender que estas ayudan son temporeras para madres que crian hijos y no tienen pensión alimentaria.  Es como si en nuestro país se odiara al pobre.  Han sido pocas las personas que han entrado a analizar los méritos artísticos o musicales de la canción de Luis Fonsi, pero muchos han atacado con toda su saña la pieza musical porque según ellos es “reggaetton”, y eso es de “los cafres de caseríos”.  De la misma manera son muy pocos los comentarios que leí hablando de los méritos artísticos o de producción de “Such is life”, si no que volvía a ver los ataques dirigidos al aspecto socioeconómico.  Creo que nuestro país necesita de nosotros mucho más en este momento en que vivimos, y si nos preocupa tanto la calidad artística de lo que consumimos pues vamos a expresarnos con relación a eso y con argumentos de manera que los artistas que realizan los proyectos puedan ver el otro lado de la moneda y quizás podamos ayudar a crear conciencia y a elevar la calidad de los ofrecimientos artísticos, pero no “vistamos” la discriminación social y el prejuicio con una ropita de “apreciación artística e indignación”. Por último, este mensaje es para los artistas y los que se hacen llamar artistas: el tiempo que usa para atacar y destruir el trabajo de otro, es el mismo que puede usar para educarse, seguir creciendo como artista, pero sobre todo para crear.  Mientras usa ese tiempo para destruir, Luis Fonsi sigue escalando posiciones con su “Despacito” y El Molusco, sigue número uno en las encuestas con “Such is life”.  ¿Qué estás haciendo tú como artista?