DE MARÍA, LAS ESCUELAS Y CONTRATOS PARTE 2

HAZ CLICK AQUÍ

Anuncios

“ES QUE LOS DOS TIENEN CULPA”

O'NEILL

Durante las últimas semanas ha acaparado la atención de los medios de comunicación del país y las redes sociales el acuerdo económico al que llegaron el alcalde de Guaynabo Héctor O’Neill y una mujer policía que lo acusó de acoso sexual, violación y violencia de género.  Recientemente el Gobernador Ricardo Roselló y la Comisionado Residente en Washington, Jennifer González han requerido la renuncia del primer mandatario.  Por otro lado, la representante Milagros Charbonier publicó en su twitter un comentario que lee así:”Si se quedan calladas por cualquier razón, así sea económica, no podremos protegerlas y alcanzar a todas aquellas que también son victimas.”  Es importante recordar que para octubre del 2016 salió a la luz pública que O’Neill estaba siendo señalado por acosar, violar y agredir físicamente a una mujer policía y tanto Ricardo Roselló, como Jennifer González y Milagros Charbonier se enteraron de estas alegaciones porque fueron difundidas a través de los medios de comunicación masiva.  En aquel momento, a pocas semanas de las elecciones, el Partido Nuevo Progresista hizo caso omiso a la información que fuera presentada sobre el candidato a alcalde a uno de los bastiones más importantes del PNP en la contienda electoral.  Aún con las alegaciones de abuso sexual y acoso que pesaban contra el alcalde de Guaynabo este prevaleció con casi 30 mil votos sobre su contrincante del Partido Popular Democrático.  Hoy a 5 meses de que se dilucidara la información que implicaba al alcalde, la prensa del país, los líderes políticos y el pueblo en general giran su atención al caso que en su momento fue casi ignorado por todos.  Cinco meses atrás una mujer alegaba haber sido violada, acosada y agredida físicamente por un hombre.  Hoy esa misma mujer llega a un acuerdo económico por $300,000 y eso si provoca que todo el mundo gire la atención al caso.  De inmediato surge la interrogante si la demanda va a ser pagada con fondos públicos y la marejada de comentarios que ha generado el caso ha inundado las redes sociales y los medios de comunicación.  Parece que a pocos le importaba en aquel momento el hecho de que una mujer hubiese sido víctima de un hombre que abusaba de su poder, pero hoy muchos les preocupa si la compensación que va a recibir la mujer policía va a ser pagada con fondos públicos.  ¿Dónde queda dentro de nuestra sociedad puertorriqueña el valor que se le otorga a la mujer como ser humano?  ¿Por qué Ricardo Roselló y Jennifer González como cabezas principales del PNP en octubre del 2016 no le pidieron la renuncia al alcalde?  ¿Por qué el silencio de líderes religiosos que se autodenominan como banderas de la moral como Wanda Rolón, Ricky Rosado y Puerto Rico por la familia?  ¿No es esto acaso un asunto de moral como para que estos pastores y sacerdotes hagan sentir su voz? Parece ser que un resultado eleccionario y el dinero son mucho más importantes para algunos que la vida y la dignidad de una mujer.  Milagros Charbonier hizo un llamado a las víctimas de violencia de género pero; ¿por qué la legisladora no hace ese mismo llamado a los hombres que abusan, violan, agreden y acosan a las mujeres?  Ahí radica la parte más grande del problema de la violencia de género: en el agresor.  ¿Por qué responsabilizar a la mujer-víctima de lo que está viviendo?  Es de todos conocidos que una de las principales opositoras a la educación sobre perspectiva de género en las escuelas públicas de la isla es precisamente Milagros Charbonier, y su mensaje en twitter refleja claramente la necesidad de educación sobre perspectiva de género en la misma representante quien responsabiliza a la víctima por la violencia de la que ha sido objeto.  Milagros Charbonier quiere hacernos creer que está en contra de la violencia de género, pero ha sido una de las más grandes piedras de tropiezo en el proceso de educar a futuras generaciones de hombres y mujeres sobre la equidad y el respeto entre los géneros.  Ayer recibí un mensaje en una de mis redes sociales donde un hombre decía referiéndose a la víctima de O’Neill,  que “esta mujer hace un show como todas las mujeres y ahora la gente le cree a ella”.  El comentario de ese hombre al que prefiero no llamarlo caballero, fue la chispa que encendió una discusión en mi facebook de muchas mujeres y hombres respondiéndole al individuo.  Lo lamentable de esto no es que el comentario de este señor sea uno aislado, si no que miles de personas a través de las redes sociales y los foros de internet se han expresado de manera similar y se han referido a la víctima de Héctor O’Neill como “puta”, y mil improperios más.  Una persona a la que le tengo aprecio me dijo que ambos eran culpables, refiriéndose al alcalde y a la mujer policía porque ella había tenido una relación consensual con él durante un tiempo.  ¿Acaso una mujer tiene la obligación de estar con un hombre el resto de su vida aún cuando ya no lo desee porque anteriormente sostuvo relaciones sexuales con él?  ¿El estar dentro de una relación consensual le da permiso a un hombre a acosar a una mujer que no quiere continuar con él?  ¿El haber sido amante de un hombre es razón suficiente para que este agreda a una mujer por no querer continuar con él y llegar al punto de violarla sexualmente?  Este es un caso que nos debe servir para reflexionar sobre la importancia de la educación sobre perspectiva de género en nuestras escuelas.  Necesitamos un país que entienda la necesidad de educar sobre respeto y equidad entre los géneros.  Necesitamos un país con líderes que no antepongan sus intereses políticos y agendas religiosas sobre la vida y la dignidad de una mujer.  Necesitamos legisladores que apoyen iniciativas y leyes que contribuyan a una sociedad de paz, justicia y equidad, no que legislen para acentuar la inequidad y para promover la discriminación.  Pero sobre todo mucho más importante, necesitamos unos ciudadanos educados sobre la equidad de género que entiendan de una vez y por todas que un hombre que utiliza su fuerza o su poder para someter a la mujer como un objeto que le pertenece y maneja a su antojo es el culpable de la violencia de género.  ¿Es que los dos tienen la culpa?  No, la culpa es de quién viola, acosa y agrede pero eso no lo vamos a poder ver hasta que nos quitemos de la cabeza el hecho de que la mujer tiene que comportarse de una manera determinada y si no lo hace es la culpable de todo lo que un hombre decida hacer con ella.

¡DE SEXO, A MIS HIJOS LOS EDUCO YO!

1462949668

A tan solo horas de haber sido seleccionado por los votantes como el próximo Gobernador de Puerto Rico, el Dr. Ricardo Roselló Nevárez hizo pública mediante un comunicado de prensa su postura en contra de la educación sobre perspectiva de género en las escuelas públicas del país de la manera en que está contenida en la Carta Circular Núm.: 19-2014-2015 del 25 de  febrero de 2015.  El Gobernador electo añadió y cito: “Mi compromiso con Puerto Rico es que el poder de decidir dónde y cómo se da la educación sexual en los niños reside en los padres. Por lo tanto, haremos cambio ante ello.”

Ricardo Roselló habla de “la educación sexual” cuando se refiere a educación sobre perspectiva de género, y aunque son temas que están relacionados el uno con el otro, no son la misma cosa.   Voy a darle la ventaja de la duda al doctor Roselló de que desconoce que una cosa es educación sobre perspectiva de género y otra educación sexual, aun cuando una persona que  proviene de la rama de las ciencias debe conocer la diferencia de estos dos conceptos.  También voy a darle el beneficio de la duda de que Ricardo Roselló desconoce que la educación sexual se ha impartido en el Departamento de Educación durante décadas sin que ninguno de estos politicos que se oponen, líderes religiosos o padres se hayan expresado masivamente en contra de la educación sexual que se ofrece en los cursos de salud en nuestras escuelas públicas.  De hecho, la educación sexual se ofrece en las escuelas del sistema educativo del gobierno desde el nivel intermedio siendo las enfermedades de transmisión sexual una de las primeras unidades a estudiarse .  Estos cursos tienen que ser impartidos por maestros certificados en el área.

El Gobernador electo dice que “el poder de decidir dónde y cómo se da la educación sexual en los niños reside en los padres.”  Este es un aspecto que es importante analizar con mayor detenimiento, seriedad y responsabilidad.  Las enfermedades de transmisión sexual en nuestra isla son un asunto serio de salud pública que crea problemas al gobierno que tiene que brindar servicios de salud a los ciudadanos y también se convierte en un problema económico que tiene que asumir el estado.  De acuerdo a estadísticas del Departamento de Salud de Puerto Rico, las enfermedades de transmisión sexual han estado en ascenso en estos últimos cinco años.  La educación es la herramienta más efectiva para evitar las enfermedades de transmisión sexual, y es responsabilidad del estado educar a sus ciudadanos ante un tema tan serio como este.  Le pregunto al Dr. Roselló; ¿qué pretende implementar para que todos y cada uno de los ciudadanos que son padres o están criando niños estén preparados responsablemente para brindar la educación sexual que la sociedad y el estado necesitan para prevenir enfermedades de transmisión sexual, embarazos no deseados, y abuso sexual de menores entre otros muchos problemas que trae la desinformación o la poca educación sexual?  Según estadísticas del Departamento de Salud, todos los días al menos 2 menores son llevados a los hospitales presentando señales de abuso sexual.  Se estima que al año ocurren alrededor de 54,000 casos de abuso sexual de menores.  En la mayor parte de los casos de abuso sexual de menores, el agresor es un familiar cercano, siendo en muchas ocasiones el propio padre o madre biológico.  ¿Están estos padres preparados para educar sexualmente a sus hijos?  ¿Podría una persona que ha estado expuesta desde su infancia al abuso sexual en su familia entender que es una víctima sin la educación formal que el estado provee sobre educación sexual?  De hecho, infinidad de casos de abuso sexual por parte de un familiar son descubiertos en las escuelas por maestros o personal de apoyo como orientadores o trabajadores sociales.

Muchas personas que favorecen la idea del futuro Gobernador, dicen que sus líderes religiosos pueden servir como consejeros en la educación sexual de sus hijos.  ¿Están los pastores, los sacerdotes y otros líderes religiosos preparados como lo está un maestro de salud certificado para educar con el fin de prevenir los problemas antes mencionados?  En este aspecto tengo que señalar que aunque no todos los sacerdotes ni pastores son agresores sexuales si no una minoría de estos, tendríamos que pensarlo mucho en confiar la educación sexual de nuestros hijos en personas que con las políticas de sus organizaciones religiosas han sido encubridores sistemáticos de abusos sexuales de menores cometidos por sus sacerdotes y pastores?  ¿Puedo confiar la educación sexual de mis hijos a una institución que ha fracasado en educar sexualmente a sus propios sacerdotes y pastores?

Ya aclarado el punto de la importancia de la educación sexual para los intereses del Estado vs. delegar la educación sexual de los ciudadanos en las manos de personas no aptas para esto hay que reflexionar sobre las posturas de Roselló Neváres sobre la educación sobre perspectiva de género y como no educar sobre esta asunto también provoca problemas al Estado.

De acuerdo a estadísticas de la Policía de Puerto Rico, anualmente se presentan aproximadamente 10,000 casos de violencia de género en la isla, siendo la mayor parte de las víctimas mujeres.  Esas misma estadísticas revelan que desde el 2000 a lo que va del 2016, 318 mujeres han perdido la vida a manos de sus parejas hombres en incidentes de violencia de género, lo que significa que anualmente mueren 19 mujeres como resultado de la violencia de género.  El problema de la violencia de género no se resuelve con penas mayores a los agresores, este problema se resuelve con educación, y la educación debe comenzar desde edad temprana para romper todos esos patrones machistas que se traen de la sociedad y el hogar que validan la violencia de género y la justifican.  Hombres y mujeres educados sobre la equidad de género serán ciudadanos más respetuosos del ser humano que comparte la vida con ellos.

Ricky Roselló también se expresó acerca de su intención de no permitir que los estudiantes transgéneros en las escuelas públicas del país utilicen el uniforme que corresponda al género con el cual ellos y ellas se identifican.  Es importante recordarle al doctor Roselló, que  tan solo en el período comprendido entre los años 2009 al 2010 más de 14 personas fueron víctimas de crímenes de odio en la isla por su orientación sexual o por su género, y que de esos, cinco eran transgéneros o transexuales.  En muchos de estos casos las víctimas fueron decapitadas, desangradas hasta  morir y muchas atrocidades más.  ¿Es que acaso una persona transgénero no merece recibir el mismo respeto y amor de parte de la sociedad que recibe una persona cisgénero?  ¿Es qué no nos importa que las vidas de estas personas sean arrebatadas por otros que no respetan ni valoran la vida de un transexual por considerarlo inferior a ellos?  La transexualidad es una realidad dentro de nuestra sociedad, y el hecho de no estar informados sobre ella no es excusa para dejarlos desprotegidos de la ley, y mucho menos no querer utilizar las herramientas que nos brinda la educación para reducir las posibilidades de que este sector de nuestra población sea víctima de criminales que no han sido educados sobre la equidad de género.  Hay una cosa en la que si estoy probablemente de acuerdo con el futuro Gobernador de Puerto Rico: a los padres le corresponde la educación de sus hijos, sobre todo la educación en valores como el respeto a la dignidad humana, a la vida, a la diversidad, pero sobre todo el amor al prójimo.  La educación de los niños de nuestra patria tiene que ser compartida, pero no se va a excluir al Estado de renglones demasiado importantes para éste que van a redundar en una sociedad con una mejor salud pública, una mejor calidad de vida, de amor al prójimo, pero mucho más importante, de equidad y dignidad humana.  Estamos ante un momento crucial donde no podemos retroceder 40 años atrás con relación a los derechos ni a la dignidad del ser humano.  No podemos permitir que la vida y la salud de nuestros ciudadanos esté en juego para complacer caprichos de grupos religiosos fundamentalistas o personas con agendas de desigualdad y odio.

SI ESTAS DE ACUERDO POR FAVOR ENTRA A ESTE ENLACE Y FIRMA LA CARTA.

https://www.change.org/p/hon-ricardo-rosell%C3%B3-nev%C3%A1rez-no-eliminar-la-educaci%C3%B3n-sobre-perspectiva-de-g%C3%A9nero-en-las-escuelas-de-puerto-rico?recruiter=2645253&utm_source=share_petition&utm_medium=twitter&utm_campaign=share_twitter_responsive

 

:

DOS HOMBRES DE DIOS

 

ricky-y-donald-cropped

Anoche decidí hacer lo que una gran parte del electorado en Estados Unidos y Puerto Rico hace el resto del tiempo que no es período eleccionario: enajenarse.  Anoche opté por apagar el televisor, salir de las redes sociales y sentarme a ver una serie de televisión.  Mientras millones de ciudadanos en Puerto Rico y Estados Unidos permanecían entretenidos con los programas noticiosos que proclaman en la isla a Ricardo Roselló como Gobernador electo, y se dejaban notar claras señales de que Donald Trump regiría los destinos de la Nación Americana por los próximos cuatro años, yo miraba un capítulo de la serie de Amazon, Transparent.  Trataba en vano de quitar de mi mente la más leve idea de que lo que se había logrado en la isla y en Estados Unidos en defensa y protección de los derechos de las mujeres, de los inmigrantes, de la libertad de religión, la separación de Iglesia y Estado y los derechos de la comunidad LGBTT, estaban nuevamente en peligro.  Quizás la historia de una mujer transexual de edad madura no era la mejor herramienta para tratar de enajenarme de lo que ya era una realidad.  Quizás hubiese sido el momento perfecto para disfrutar de “Risas en Combo”, “Keeping up with the Kardashians”, o cualquier programa de chismes donde me enterara de la vida de los famosos mientras el mundo se caía a mi alrededor.  El cansancio de un día largo, lleno de trabajo terminó por rendirme y sin darme cuenta me quedé dormido.

Hoy, desperté en la mañana, más temprano de lo usual, con la absurda esperanza de que lo que había sucedido la noche anterior fuera una pesadilla, no fuera real, y solo fuera una broma que habían decidido jugarnos los medios de comunicación masiva.  Como es usual, comencé mi día mirando los titulares de los periódicos y luego di una pequeña mirada a mis redes sociales.  Ya no quedaba duda, Ricardo Roselló sería el Gobernador de la isla y Donald Trump el presidente de los Estados Unidos de América.  Un grupo enorme de electores en Puerto Rico y en Estados Unidos, que ni siquiera habían leído los programas de campaña de esos candidatos, que no podían debatir sin usar insultos y memes pre-fabricados como argumentos,  y que solo se interesan en la política en período eleccionario porque los entretiene, habían decidido que estos dos caballeros iban a regir los destinos de esos paises.  ¿Me soprende que hayan salido electos los dos peores candidatos de todos los que competían por esas posiciones?  No, realmente no me sorprende.  Solo bastaba ver las entrevistas que los medios le hacían a electores en Puerto Rico y Estados Unidos para darse cuenta de lo desinformados y faltos de argumentos que estaban la mayor parte de los votantes para defender a sus preferidos.  Lo que si me sorprendía era ver a un grupo grande de personas cristianas fundamentalistas, por un lado hablando de que ahora sí que la nación se dirigía hacia el camino de Dios, y a otros que profesan la misma fe, lamentarse espantados que Roselló y Trump hubiesen ganado las contiendas.  Tanto Trump como Roselló poseían de acuerdo a los analistas, las peores plataformas de campaña y muchas de sus propuestas no tenían explicación de como se iban a llevar a cabo, lo que significa que el éxito de estos dos candidatos no estaba basado en el análisis serio y profundo de sus plataformas.  Lo que si poseían estos dos caballeros era el apoyo masivo de grupos religiosos fundamentalistas y de conservadores moralistas que habían enfocado su discurso en el ataque a la comunidad LGBTT.  Lo que me parece inexplicable es que tanto los religiosos que celebraban, como los que expresaban su incredulidad en las redes sociales preferían ignorar muchas cosas. Los dos candidatos que defendían el matrimonio tradicional eran divorciados (Trump en varias ocasiones) y sus posturas morales con relación a la corrupción, la mentira, y el robarle a otros eran seriamente cuestionables.  ¿Cómo era posible que personas que defendían según ellos el concepto de familia tradicional pudieran apoyar a candidatos que no creían en la práctica personal en ese mismo modelo que ellos defendían?  Por otro lado, ¿por qué se quejaban algunos de estos religiosos del triunfo de Trump y Roselló cuando ellos mismos eran feligreses de iglesias que se encargaron de hacer política activa en pro de esos candidatos?  Obviamente son demasiados los factores que llevaron a la elección de los señores Trump y Roselló y no podemos señalar al fundamentalismo religioso cristiano como responsable, pero si es incompatible la “defensa de los valores morales y la familia tradicional” y los candidatos que apoyaron un sector enorme de este grupo religioso.

Hoy vi en el Facebook de mi hermana, como un miembro de mi propia familia le quitaba valor a nuestra tristeza y preocupación por la elección de estos candidatos.  Para muchos era una “reacción dramática”, “una exageración”, “a llorar pa’ maternidad”, y muchas cosas más que pude leer que demostraban dos cosas; o su enajenación total de las posturas y los discursos de esos candidatos en y antes de las elecciones, o su incapacidad de tener empatía con los demás seres humanos que fueran diferentes a ellos.  Mientras esas personas hoy se entretenían con sus “memes”, mientras hacían “bullying” a los que estaban lamentándose por el resultado eleccionario, y mientras “estrujaban el triunfo en la cara” a los perdedores, millones de hombres y mujeres en Estados Unidos y Puerto Rico, pensaban con terror que pasaría con ellos y su estatus migratorio, que pasaría con ellas cuando tomaran decisiones sobre sus cuerpos y sus derechos reproductivos, que pasaría con ellos cuando fueran víctimas de violencia de género, racial, o por orientación sexual.  En un país donde anualmente mas de 10,000 mujeres son víctimas de violencia de género, el doctor Roselló prometió quitar la educación sobre perspectiva de género del currículo del Departamento de Educación de Puerto Rico.  En una nación donde el 48.5 % de los crímenes de odio son por motivos raciales, el 20.8% por orientación sexual y el 17.4% por motivos religiosos, Donald Trump ha expresado su intención en revertir las leyes aprobadas en defensa de la comunidad LGBTT, le ha quitado importancia al movimiento “Black Lives Matter”, ha sembrado odio hacia los mexicanos y ha fomentado el odio hacia los musulmanes.  Hoy muchas personas están preocupadas, están angustiadas, y muchas más están aterradas, pero a muchos se les hace difícil entenderlo.  A esos los invito a reflexionar  esta cita de Martin Niemöller. “Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista. Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio,porque yo no era socialdemócrata. Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista. Cuando vinieron por los judíos, no pronuncié palabra, porque yo no era judío. Cuando finalmente vinieron por mí, no había nadie más que pudiera protestar.”

LAS DOS CARAS DE JANO

ricky-rosello

Por las redes sociales ha estado corriendo durante los últimos días una foto de un aparente recorte de un periódico con un título que lee: Muere Familia, y está fechado el 12/07/94 donde habla de un accidente en el que fallecieron una madre y su hijo como resultado de imprudenca crasa y temeraria al conducir un vehículo de motor en unos hechos ocurridos el 25 de junio de 1994.  De acuerdo al alegado recorte de prensa, en el vehículo que terminó con la vida de la joven madre y su niño de 11 años iban dos jóvenes, uno de ellos de 15 años de edad, de apellido Rosselló Nevárez y otro de 21 años de apellido Molinari Such.  Según señala el escrito; “se rumora que el menor de edad era el conductor del vehículo”.  Este recorte de prensa me hizo recordar vagamente este incidente y decidí buscar información sobre el asunto y encontré en los archivos de endi una noticia escrita por Ángel José De León, fechada el 12 de junio de 1994, donde dice y cito textualmente; “El Tribunal Supremo ordenó ayer la paralizacion del proceso judicial contra el joven Ricardo Molinari Such, hasta una fecha no anterior al 31 de enero del proximo año. La determinacion del mas alto foro judicial a nivel local fue emitida luego de dos semanas de que el abogado de Molinari Such, Joaquin Monserrate Matienzo, radicara un recurso de revision, ante la negativa del juez superior Miguel Rivera Arroyo, del Tribunal Superior de Hato Rey.  En la sentencia se indico que “para salvaguardar los derechos constitucionales del acusado a la presuncion de inocencia y a un juicio justo e imparcial, concluimos que prudencialmente debemos posponer el juicio por un periodo de tiempo razonable, en cuyo devenir disminuya la intensidad de la discusion politica que aun permea el ambiente puertorriqueno”.

El recorte de la aparente noticia que está circulando por las redes sociales tiene fecha del 12/07/94 que podría ser interpretado como 7 de diciembre de 1994, o como 12 de julio de 1994.  La noticia publicada por el periódico El Nuevo Día tiene fecha del 12 de junio de 1994, lo que coincide un poco más cerca con la fecha del 12/07/94 aunque junio es mes 6, no 7.  Al seguir investigando me doy cuenta de que los apellidos Molinari Such del joven de 21 años de la primera nota coinciden con Ricardo Molinari Such, el cual es ya señalado en la noticia publicada en El Nuevo Día como el acusado por la mencionada tragedia, pero en la noticia no se menciona al joven Rosselló Neváres de 15 años de edad y a quién se rumoraba que era el conductor del vehículo.  El ex-gobernador Pedro Rosselló y su esposa Maga Nevárez tienen tres hijos que obviamente llevan el apellido de sus padres, y el menor de estos, Ricardo Rosselló Nevárez nació en el 1979, por lo tanto, al momento de la información del supuesto recorte de prensa, tenía 15 años, tal como señala esa información.

Otra información que pude encontrar en las redes fue el rumor de que Ricardo Molinari Such, era hijo de un compadre del entonces gobernador de Puerto Rico, Pedro Rosselló.  Seguí buscando para saber cual había sido el desenlace de este caso y lo único que conseguí es que se había pospuesto para después de período eleccionario relacionado con un referéndum propuesto por Pedro Rosselló González para limitar el derecho a la fianza en el año 1994.  De acuerdo a la información encontrada en “Foro Educativo: Cobertura de Medios v Presunción de Inocencia:  “Las dos Caras de Jano” y cito: “Pueblo v. Molinari Such, 137 DPR 664 (1994) sentencia publicada con una opinión concurrente del Juez Rebollo López el 5 de diciembre de 1994, en donde el reclamo de publicidad excesiva no surgía principalmente de la prensa sino de una campaña político partidista. El imputado Ricardo Molinari Such, ahijado del entonces Gobernador Pedro Rosselló, fue imputado de un accidente vehicular en el que murieron dos personas mientras conducía en estado de embriaguez. Pendiente el caso de juicio estaba por celebrarse un referéndum sobre enmiendas constitucionales próximas al juicio. En medio de la campaña surgieron anuncios que aludían a que “si eres amigo de Rosselló, la justicia es diferente”. Ante esta situación, se planteó ante el Tribunal ordenar la paralización del anuncio, lo cual fue denegado. Sin embargo, en el proceso de desinsaculación del jurado, surgieron expresiones de varios candidatos que demostraron ideas preconcebidas con respecto del acusado debido al clima creado por el anuncio. ”

Un aspecto que me llamó mucho la atención de esta información de “Las dos Caras de Jano”, es que dice y cito; “el reclamo de publicidad excesiva no surgía principalmente de la prensa sino de una campaña político partidista.”  Este dato es sumamente importante porque un evento  donde se perdió la vida de dos personas, incluído un niño de 11 años y donde aparentemente de acuerdo al supuesto recorte de prensa, el nombre de un menor de 15 años de apellido Rosselló Nevárez y el del ahijado del gobernador están incluidos, fue casi borrado de la historia del país y  según el escrito antes mencionado no hubo “publicidad excesiva” de parte de la prensa, lo que significa que la cobertura de un hecho tan relevante en su momento fue casi ignorado por los medios.

Este escrito no es sobre si Ricardo Rosselló tiene la capacidad para gobernar el país.  No es sobre si Bernier, Lúgaro, Cidre, María De Lourdes o Bernabe son mejores que él.  Esta columna es sobre que hoy, 22 años después de la muerte de una madre y su hijo, en un accidente provocado por un conductor borracho, siguen habiendo demasiadas interrogantes que deben ser aclaradas cuando el nombre de uno de los candidatos a la gobernación del país ha sido relacionado con este caso, pero nunca ha sido explicada su participación o no participación en este lamentable suceso.  ¿Realmente Ricardo Rosselló Nevárez se encontraba esa noche en ese vehículo?  ¿Quién era el conductor que provocó el accidente fatal? ¿Es falso que la escolta del Gobernador sacó a Ricardo Rosselló de la escena como hizo anteriormente en el caso del 4 track?  ¿Es cierto que Ricardo Molinari Such es ahijado de Pedro Rosselló?  ¿Cuál fue el veredicto de este caso luego de esa posposición en junio de 1994?  Pero sobre todo, la pregunta que más me interesa conocer respuesta es; ¿por qué el silencio de la prensa del país durante 22 años sobre una situación tan seria como esta?