¡LO QUE HACE FALTA ES LA PENA DE MUERTE!

20526053_461090514246454_657283423779175936_n

Seis miembros de una misma familia mueren en Dorado como resultado de un accidente provocado por un tiroteo entre individuos que viajaban en dos vehículos ajenos a la familia fallecida.  Nuevamente personas inocentes se convierten en víctimas de acciones de individuos aparentemente involucradas en el narcontráfico.  Eventos como este donde tres niñas y dos adultos pierden la vida deberían servir para que reflexionáramos hacia donde estamos caminando como pueblo, y que pensáramos aunque fuera por un momento si lo que hemos hecho hasta ahora ha funcionado o ha contribuído a que vivamos en una sociedad tan violenta como la que tenemos y en que medida hemos contribuído u obstaculizado el narcotráfico.  En un momento en el que deberíamos hacer una mirada introspectiva sobre el trágico evento, muchos deciden utilizar el discurso violento para combatir la violencia que se pasea por las calles de nuestro país.  “Aquí lo que hace falta es la pena de muerte”, “Lo que hay que hacer es matarlos a todos”, “Que me los dejen a mí que yo los pico en cantos”.  Estos son solo algunos de los comentarios que se repiten hasta la saciedad en las redes sociales y en los comentarios de los foros de la prensa electrónica sobre esta noticia.  Esto no está muy lejos de los comentarios que podemos leer cuando se publica alguna noticia sobre abuso sexual a un menor donde gran parte de la ciudadanía habla de todas las aberraciones sexuales que le harían al sospechoso del abuso, y se ríen, disfrutan, y hacen chistes de todo lo que quisieran que le hicieran sexualmente en la cárcel al sospechoso del delito.  Estas personas hablan en contra de la violencia, pero para hacerlo recurren a actitudes igual o más violentas que los hechos que provocan su indignación.  Es como si utilizaran la tragedia que les tocó vivir a otras personas como válvula de escape para su propia violencia y furia.  No hay que ser demasiado brillante para darnos cuenta con esto que vivimos en un país enfermo emocionalmente, un país que necesita repensarse, un país que necesita salir de “soluciones violentas” y llenas de odio, o de dejar de achacar a los políticos y el estatus todos los males sociales de nuestro país.  Con esto no quiero decir que gran parte de nuestros males sociales no estén relacionados de alguna manera u otra a nuestra condición colonial, pero es importante en este momento reflexionar sobre quienes somos como sociedad y cómo nos comportamos y reaccionamos ante eventos como este.  Existen muchos factores que pueden llevar a un individuo a las adicciones, y mientras existan consumidores para las drogas el narcontráfico continuará.  A su vez, existen muchas maneras para el manejo de la venta y consumo de drogas que han funcionado en otros países que han redundado en la reducción de la criminalidad.  Igualmente cuando una persona decide quitarle la vida a otra por intereses económicos, es claro que los valores de esa persona le permiten decidir que vidas merecen respeto, y cuáles vidas no lo merecen partiendo de su escala de valores y el respeto al ser humano.  Hay muchas medidas que se han puesto en el tapete o en la discusión pública que podrían ayudar a manejar el asunto de la adicción a drogas, el narcotráfico y la criminalidad que esta actividad delictiva provoca.  Ya se ha comprobado en otras partes del mundo que estas estrategias y legislación ha provocado una reducción dramática en los crímenes violentos asociados a la venta y consumo de estupefacientes, pero un sector grande de la sociedad, probablemente ese mismo que propone “violencia contra violencia” se opone a la mayor parte de estas opciones por “convicciones morales y/o religiosas.”  De la misma forma, probablemente ese mismo sector es el que se opone férreamente a las iniciativas educativas que fomentan la equidad entre todos los seres humanos.  Mientras más eduquemos a nuestros ciudadanos sobre el respeto, el amor y el valor de la vida y la dignidad de todos los seres humanos, mas adelantaremos en la búsqueda de que nadie entienda que una vida humana es más o menos valiosa que otra.  Muchos de los que presentan oposición a leyes o iniciativas que promueven el respeto y la equidad de derechos y oportunidades para todos los seres humanos aluden también a “principios religiosos y morales” para su oposición a medidas que puedan adelantar la equidad y el respeto hacia todas las personas.  Queremos resultados diferentes pero no estamos dispuestos bajo ninguna circunstancia a cambiar los estilos que hemos llevado hasta el momento que claramente no han funcionado.  Queremos acabar con la violencia pero fomentamos la violencia hacia otros seres humanos con nuestro discurso violento y de no respeto a la dignidad y la vida humana.  Tragedias como la que ha tocado a esta familia del pueblo de Dorado deben servir para que reflexionemos sobre que estamos haciendo mal, y para que nos demos cuenta que tenemos que tomar acción ya para manejar el grave problema del narcotráfico en la isla, y que tenemos que luchar con todas las fuerzas para que el respeto a la dignidad y a la vida humana sea prioridad en la educación de nuestros ciudadanos y esto le corresponde al estado ya que las familias evidentemente han fallado al respecto.  Es tiempo de quitarnos el “disfraz de religiosidad y moralidad” hipócrita que usamos para camuflajear otras intenciones, y movernos a buscar verdaderas soluciones porque definitivamente lo que hemos hecho hasta el momento, no ha funcionado.

Anuncios

¡DE SEXO, A MIS HIJOS LOS EDUCO YO!

1462949668

A tan solo horas de haber sido seleccionado por los votantes como el próximo Gobernador de Puerto Rico, el Dr. Ricardo Roselló Nevárez hizo pública mediante un comunicado de prensa su postura en contra de la educación sobre perspectiva de género en las escuelas públicas del país de la manera en que está contenida en la Carta Circular Núm.: 19-2014-2015 del 25 de  febrero de 2015.  El Gobernador electo añadió y cito: “Mi compromiso con Puerto Rico es que el poder de decidir dónde y cómo se da la educación sexual en los niños reside en los padres. Por lo tanto, haremos cambio ante ello.”

Ricardo Roselló habla de “la educación sexual” cuando se refiere a educación sobre perspectiva de género, y aunque son temas que están relacionados el uno con el otro, no son la misma cosa.   Voy a darle la ventaja de la duda al doctor Roselló de que desconoce que una cosa es educación sobre perspectiva de género y otra educación sexual, aun cuando una persona que  proviene de la rama de las ciencias debe conocer la diferencia de estos dos conceptos.  También voy a darle el beneficio de la duda de que Ricardo Roselló desconoce que la educación sexual se ha impartido en el Departamento de Educación durante décadas sin que ninguno de estos politicos que se oponen, líderes religiosos o padres se hayan expresado masivamente en contra de la educación sexual que se ofrece en los cursos de salud en nuestras escuelas públicas.  De hecho, la educación sexual se ofrece en las escuelas del sistema educativo del gobierno desde el nivel intermedio siendo las enfermedades de transmisión sexual una de las primeras unidades a estudiarse .  Estos cursos tienen que ser impartidos por maestros certificados en el área.

El Gobernador electo dice que “el poder de decidir dónde y cómo se da la educación sexual en los niños reside en los padres.”  Este es un aspecto que es importante analizar con mayor detenimiento, seriedad y responsabilidad.  Las enfermedades de transmisión sexual en nuestra isla son un asunto serio de salud pública que crea problemas al gobierno que tiene que brindar servicios de salud a los ciudadanos y también se convierte en un problema económico que tiene que asumir el estado.  De acuerdo a estadísticas del Departamento de Salud de Puerto Rico, las enfermedades de transmisión sexual han estado en ascenso en estos últimos cinco años.  La educación es la herramienta más efectiva para evitar las enfermedades de transmisión sexual, y es responsabilidad del estado educar a sus ciudadanos ante un tema tan serio como este.  Le pregunto al Dr. Roselló; ¿qué pretende implementar para que todos y cada uno de los ciudadanos que son padres o están criando niños estén preparados responsablemente para brindar la educación sexual que la sociedad y el estado necesitan para prevenir enfermedades de transmisión sexual, embarazos no deseados, y abuso sexual de menores entre otros muchos problemas que trae la desinformación o la poca educación sexual?  Según estadísticas del Departamento de Salud, todos los días al menos 2 menores son llevados a los hospitales presentando señales de abuso sexual.  Se estima que al año ocurren alrededor de 54,000 casos de abuso sexual de menores.  En la mayor parte de los casos de abuso sexual de menores, el agresor es un familiar cercano, siendo en muchas ocasiones el propio padre o madre biológico.  ¿Están estos padres preparados para educar sexualmente a sus hijos?  ¿Podría una persona que ha estado expuesta desde su infancia al abuso sexual en su familia entender que es una víctima sin la educación formal que el estado provee sobre educación sexual?  De hecho, infinidad de casos de abuso sexual por parte de un familiar son descubiertos en las escuelas por maestros o personal de apoyo como orientadores o trabajadores sociales.

Muchas personas que favorecen la idea del futuro Gobernador, dicen que sus líderes religiosos pueden servir como consejeros en la educación sexual de sus hijos.  ¿Están los pastores, los sacerdotes y otros líderes religiosos preparados como lo está un maestro de salud certificado para educar con el fin de prevenir los problemas antes mencionados?  En este aspecto tengo que señalar que aunque no todos los sacerdotes ni pastores son agresores sexuales si no una minoría de estos, tendríamos que pensarlo mucho en confiar la educación sexual de nuestros hijos en personas que con las políticas de sus organizaciones religiosas han sido encubridores sistemáticos de abusos sexuales de menores cometidos por sus sacerdotes y pastores?  ¿Puedo confiar la educación sexual de mis hijos a una institución que ha fracasado en educar sexualmente a sus propios sacerdotes y pastores?

Ya aclarado el punto de la importancia de la educación sexual para los intereses del Estado vs. delegar la educación sexual de los ciudadanos en las manos de personas no aptas para esto hay que reflexionar sobre las posturas de Roselló Neváres sobre la educación sobre perspectiva de género y como no educar sobre esta asunto también provoca problemas al Estado.

De acuerdo a estadísticas de la Policía de Puerto Rico, anualmente se presentan aproximadamente 10,000 casos de violencia de género en la isla, siendo la mayor parte de las víctimas mujeres.  Esas misma estadísticas revelan que desde el 2000 a lo que va del 2016, 318 mujeres han perdido la vida a manos de sus parejas hombres en incidentes de violencia de género, lo que significa que anualmente mueren 19 mujeres como resultado de la violencia de género.  El problema de la violencia de género no se resuelve con penas mayores a los agresores, este problema se resuelve con educación, y la educación debe comenzar desde edad temprana para romper todos esos patrones machistas que se traen de la sociedad y el hogar que validan la violencia de género y la justifican.  Hombres y mujeres educados sobre la equidad de género serán ciudadanos más respetuosos del ser humano que comparte la vida con ellos.

Ricky Roselló también se expresó acerca de su intención de no permitir que los estudiantes transgéneros en las escuelas públicas del país utilicen el uniforme que corresponda al género con el cual ellos y ellas se identifican.  Es importante recordarle al doctor Roselló, que  tan solo en el período comprendido entre los años 2009 al 2010 más de 14 personas fueron víctimas de crímenes de odio en la isla por su orientación sexual o por su género, y que de esos, cinco eran transgéneros o transexuales.  En muchos de estos casos las víctimas fueron decapitadas, desangradas hasta  morir y muchas atrocidades más.  ¿Es que acaso una persona transgénero no merece recibir el mismo respeto y amor de parte de la sociedad que recibe una persona cisgénero?  ¿Es qué no nos importa que las vidas de estas personas sean arrebatadas por otros que no respetan ni valoran la vida de un transexual por considerarlo inferior a ellos?  La transexualidad es una realidad dentro de nuestra sociedad, y el hecho de no estar informados sobre ella no es excusa para dejarlos desprotegidos de la ley, y mucho menos no querer utilizar las herramientas que nos brinda la educación para reducir las posibilidades de que este sector de nuestra población sea víctima de criminales que no han sido educados sobre la equidad de género.  Hay una cosa en la que si estoy probablemente de acuerdo con el futuro Gobernador de Puerto Rico: a los padres le corresponde la educación de sus hijos, sobre todo la educación en valores como el respeto a la dignidad humana, a la vida, a la diversidad, pero sobre todo el amor al prójimo.  La educación de los niños de nuestra patria tiene que ser compartida, pero no se va a excluir al Estado de renglones demasiado importantes para éste que van a redundar en una sociedad con una mejor salud pública, una mejor calidad de vida, de amor al prójimo, pero mucho más importante, de equidad y dignidad humana.  Estamos ante un momento crucial donde no podemos retroceder 40 años atrás con relación a los derechos ni a la dignidad del ser humano.  No podemos permitir que la vida y la salud de nuestros ciudadanos esté en juego para complacer caprichos de grupos religiosos fundamentalistas o personas con agendas de desigualdad y odio.

SI ESTAS DE ACUERDO POR FAVOR ENTRA A ESTE ENLACE Y FIRMA LA CARTA.

https://www.change.org/p/hon-ricardo-rosell%C3%B3-nev%C3%A1rez-no-eliminar-la-educaci%C3%B3n-sobre-perspectiva-de-g%C3%A9nero-en-las-escuelas-de-puerto-rico?recruiter=2645253&utm_source=share_petition&utm_medium=twitter&utm_campaign=share_twitter_responsive

 

:

“ESE NI VIVE AQUÍ”- PARTE II

bandera

Hace unos días escribí una columna que revolucionó las redes sociales.  En cuestión de horas las visitas al blog se catapultaron a cientos de miles de visitas, los comentarios en el blog y en mis redes sociales se convirtieron en miles y fue compartido por otros miles de personas.  En un momento fueron tantos los comentarios en facebook que tengo que reconocer que no pude seguir contestándolos ni comentando como acostumbro a hacer porque no tenía el tiempo para hacerlo.  Probablemente en el corto tiempo que llevo como “bloguero” no había aprendido tanto de los lectores como lo que he aprendido a partir de esta columna que titulé “ESE NI VIVE AQUÍ” y quiero compartir con ustedes que me leen las muchas cosas que descubrí gracias a las reacciones que la mencionada columna provocó.

Para los que no leyeron la columna que titularé de ahora en adelante; “ESE NI VIVE AQUÍ- PARTE I”, esa columna la escribí como una invitación a la reflexión sobre lo que yo como puertorriqueño independentista residente en Estados Unidos siento cada vez que veo en las redes sociales como un sector de mis compatriotas tratan a aquellos que por las razones que nosotros solo conocemos decidimos “emigrar”.  Todo el que conozca un poco de lo que es escribir para medios, y en esto incluyo los blogs, sabe que es necesario provocar la atención del público con el fin de que se interese en aquello que pretendes comunicar.  Eso es básico, para eso no hay que tener demasiado conocimiento, ni demasiada preparación académica.  Mientras mayor sea la cantidad de personas que logres capturar su atención, a más personas va a llegar tu mensaje, y con este propósito decidí utilizar un meme que está corriendo por las redes sociales donde se utiliza una foto del cantante René Pérez del grupo Calle 13.  El susodicho meme lee y cito;”QUIERE UN PUERTO RICO LIBRE E INDEPENDIENTE, VIVE EN NUEVA YORK”, y como nota al calce del meme recalca que su esposa es argentina, y su hijo nació en Estados Unidos.  En el momento que vi este meme entendí que era el momento justo, y “la gotita” que necesitaba para “arriesgarme” a escribir la columna.  Y sí, usé la palabra “arriesgarme” porque ahora comprobé que en muchas ocasiones es “un riesgo” expresar aquello que mucha gente no quiere escuchar ni leer.  En la columna de seis párrafos, solo menciono a René Pérez cuando aludo al meme que ha inundado las redes sociales, o sea, en una columna de seis párrafos, solo lo menciono en una oración.  Hoy me doy cuenta cuan importante fue que usara el nombre de René Pérez en una sola oración del escrito de SEIS párrafos y dónde solo menciono su nombre en una ocasión.  El solo hecho de mencionar al cantante de Calle 13 sirvió como detonante para mostrar un rostro de un sector de nuestros compatriotas: el rostro del odio y la intolerancia.  La columna, no era sobre René Pérez, la columna era sobre los puertorriqueños que viven en el exterior, y el sólo hecho de mencionar al cantante desató centenares de insultos hacia Pérez y por consiguiente, infinidad de improperios hacia mi persona.  Esa fue la primera lección:  hay un sector grande de nuestra población que aunque expresa preocupación por la violencia y la criminalidad que existe en nuestro país, ante algo tan sencillo como la mención de un cantante, pueden desatar una violencia sorprendente donde sin pensarlo dos veces atacan de palabra y en muchas ocasiones, palabras soeces a personas que no les han hecho nada y ni siquiera conocen personalmente.  ¿Es compatible quejarse de la criminalidad, nuestros políticos y de la violencia en las calles, y ser violento con aquellos que no coinciden contigo en tu manera de ver el mundo?  Una de las palabras que se repitió hasta el cansancio para atacar mi escrito fue “hipócrita”.  A mi me parece hipócrita hablar en contra de la violencia y ser violento.  Eso sí es ser hipócrita.

En la columna “ESE NI VIVE AQUI-PARTE I” también menciono los nombres de próceres como Eugenio María De Hostos, Ramón Emeterio Betances, Segundo Ruíz Belvis, Lola Rodríguez De Tió y Julia De Burgos.  Aquí fue donde recibí otra gran lección y otra cantidad enorme de insultos.  “Bruto”, “animal”, “idiota”, “mequetrefe”, “Hijo de Puta”, “basura”, “anormal”, y muchísimas palabras dentro de esta misma línea fueron usadas para dirigirse hacia mi persona por haber utilizado los nombres de estos próceres dentro de la columna. Hubo unos cuantos que me mandaron a estudiar de nuevo mientras me daban infinidad de datos históricos incorrectos.  La razón por la que usé los nombres de estos próceres era para demostrar que el puertorriqueño ha emigrado desde que Puerto Rico era Porto Rico y que las razones por las que lo ha hecho han sido tan variadas como los individuos que han emigrado.  En el pasado muchos puertorriqueños emigraron, se casaron con personas de otras nacionalidades, tuvieron hijos en otros paises, y algunos de ellos lamentablemente fallecieron en tierra extraña y nunca regresaron.  Eso es parte de lo que tiene que enfrentar el que emigra, y solo el que lo hace sabe cuan difícil es vivir en una tierra que no es la tuya, no importa cuales sean las razones que te llevaron a emigrar.  Es curioso que no utilizé los nombres de Lolita Lebrón, Rafael Cancel Miranda ni Oscar López para sostener mi punto de puertorriqueños independentistas que emigraron hacia los Estados Unidos, porque quería evitar que el sector de extrema derecha se enfureciera y perdiera la perspectiva del escrito acusándolos de “terroristas”, pero desperté la furia de la extrema izquierda.  Todos los próceres que emigraron lo hicieron por diversas razones, incluídas entre ellas el destierro, pero en muchos casos, incluído Don Pedro Albizu Campos cuando fue a estudiar a Harvard, era la búsqueda de nuevas experiencias y oportunidades lo que los motivaba.  Los próceres no nacieron siendo “próceres”.  Los próceres eran puertorriqueños de carne y hueso, con sueños personales, con inquietudes, con deseos de superación, de nuevas oportunidades y entre esos deseos se encontraba la liberación de su patria.  Hoy existen puertorriqueños con los mismos deseos, las mismas inquietudes, pero también con el mismo sueño de ver nuestra estrella brillar sola.  ¿Acaso “los próceres” fueron celebrados en el pasado por sus decisiones?  Todo lo contrario; un sector enorme de la sociedad en la que les tocó vivir los señalaba, los insultaba, los acusó de “traidores”y muchos cuestionaron su decisión de partir de su tierra natal.  En la columna que escribí NUNCA comparé los logros de nuestros próceres con NADIE, ni pretendo hacerlo ahora.  Cada cual vio la columna como quiso verla, y algunos usaron el escrito como una manera de exorcisar sus demonios políticos y de odio hacia el que piensa diferente a ellos. En el escrito humanice unas figuras míticas, las convertí en “carne y hueso” con el fin de que entendiéramos que han sido, son y serán millones los boricuas que abandonan nuestra isla, pero en su corazón permanece el amor por la tierra que nos vio nacer.  Una gran ironía de muchos “defensores de los próceres” es que hacen con los boricuas que emigran en el presente, lo mismo que la sociedad del pasado hizo con “los próceres”.  Quizás con el paso del tiempo, Lolita, Rafael y Oscar, dejen de ser “terroristas” y los ciudadanos de la República de Puerto Rico los llamen “próceres”, olvidando que en una ocasión fueron seres humanos.  La última y más grande lección que aprendí de toda la vorágine que provocó la columna, es que son muchos más los boricuas que entienden, respetan y son solidarios con aquellos puertorriqueños que salimos de la isla para radicarnos en otros lares y no recurren al insulto y a juzgarnos ya que cada cual conoce su verdadero camino, y a ellos les doy las gracias por todos los comentarios y mensajes que recibí de su parte.  A los otros, a los que les serví de “ejercicio de exorcismo” le comparto una frase que me envió mi querido amigo Manolo Castro: “Si los perros ladran Sancho, es señal de que cabalgamos”.

GRACIAS POR VISITAR EL BLOG.  LOS INVITO A LEER OTRAS COLUMNAS DEL BLOG Y A VISITAR LA PAGINA DE YOUTUBE DE UN PROYECTO QUE ESTAMOS REALIZANDO UN GRUPO DE BORICUAS EN LOS ANGELES Y SUSCRIBIRSE:https://www.youtube.com/watch?v=LLzEHpWMy1E

“NO ME TOQUES EL CARRO”

uber-puerto-rico.jpg

Durante los pasados dos días las redes sociales han servido de escenario para mostrar los altercados que se han dado entre conductores de Uber, taxistas, ciudadanos y turistas que han utilizado el servicio de Uber que recién comenzó a funcionar en la isla.  Podría dedicar semanas de publicaciones en el blog para discutir los pro y contra de Uber versus un taxi, de los requisitos que se necesitan para poder ser taxista en la isla versus los requisitos que se necesitan para ser conductor de Uber y sobre como la llegada de Uber a la isla afecta a las compañías de taxi locales versus Uber, la cual es una compañía norteamericana.  Va a ser difícil que podamos llegar a un acuerdo de manera fácil y sencilla a todos los aspectos que mencioné anteriormente ya que son muchos los factores a tomarse en consideración y son muchas las personas afectadas con esta nueva situación que enfrentan los puertorriqueños que utilizan este tipo de transportación.  De todas maneras no es mi propósito en esta columna asumir una postura en pro de los taxistas, ni en pro de los conductores de Uber porque tanto los taxistas, como los conductores de Uber son puertorriqueños o son personas que reciden en la isla y aportan a la economía del país con el pago de contribuciones.  Lo que si es mi propósito es destacar que estas situaciones que se están dando son de puertorriqueños o residentes en la isla contra puertorriqueños o residentes en nuestro país.  Tanto el taxista que reclama su derecho a trabajar, como el conductor que hace lo propio, son puertorrriqueños o personas que viven en nuestro patria.  Ambos son ciudadanos que se tiran a la calle día a día porque necesitan llevar el pan a sus mesas en un Puerto Rico donde se perfila que en un futuro no muy lejano la situación económica y las oportunidades de empleo van a empeorar y la crisis que nos arropa en este momento va a llegar probablemente a sus niveles más altos en mucho tiempo.  Hoy existe la posibilidad de trabajo para ambos; para el conductor de Uber y para el taxista.  Hoy todavía tenemos la capacidad de atraer al turista hacia nuestra isla y los taxistas tienen trabajo y los Uber también, pero hoy es que vemos a algunos taxistas lanzar piedras contra los carros de los conductores de Uber, hoy vemos como algunos taxistas atraviesan sus taxis frente a conductores de Uber, hoy leemos en la prensa que algunos taxistas vandalizan carros ante la mínima sospecha de que pueda ser un conductor de Uber aunque esto no sea así, y hoy algunos taxistas tratan de sembrar miedo entre los que intentan utilizar el servicio de Uber no permiténdole entrar a los carros y en algunos casos tratando de bajarlos casi a la fuerza del Uber.  No voy a negar las razones que puedan tener los taxistas de hacer sus reclamos, no voy a negar la frustración que pueda provocar el ver que a una compañía del exterior no se les exigen los mismos requisitos que a ellos, pero tampoco puedo aceptar ni aplaudir el uso de la violencia, de la intimidación y de los insultos contra aquellos que deciden ganar dinero como conductor de Uber o contra aquellos que deciden utilizar el servicio.  ¿Que los reclamos de los taxistas son genuinos?  No lo voy a negar, pero ensañarse contra otro ser humano que comparte el país contigo ya sea conductor de Uber o usuario del servicio es una estrategia que solo afecta a los ciudadanos.  ¿Quiénes son los responsables del problema de desigualdad en la regulación?  ¿Son los conductores de Uber los responsables?  ¿Son los usuarios de Uber los culpables de la situación?  No creo que ni el uno ni el otro sean a quienes se les intimide, se les insulten, se les agreda ni se le vandalicen sus automóviles.  Hoy pude ver una cara que no queremos ver de nuestro país y de nuestros ciudadanos.  Hoy vimos la cara de la violencia, la cara de la imposición mediante la fuerza, la cara de intimidar para lograr mis propósitos y la cara de aquellos que enfocan su rabia contra el más debil y no contra el que es el verdadero opresor.  Hoy, todavía mucha gente tiene trabajo, hoy el turismo todavía nos favorece, hoy todavía hay dinero circulando para que la gente pueda tomar Uber y taxis.  ¿Qué va a pasar cuando la crisis que se avecina haga casi imposible tener todas las cosas que hoy tenemos y nuestros semejantes intenten ganarse el pan de cada día como puedan hacerlo en una sociedad donde ya las oportunidades no sean las mismas?  Si hoy no estamos ante una situación desesperada y se recurre a la violencia y a la intimidación para no permitir que el consumidor decida que servicio prefiere; ¿qué va a suceder cuando la crisis llegue a su punto más alto?  Hoy vimos una cara muy fea de nuestro Puerto Rico y no hay excusa para justificarla ni defenderla, si no queremos ver situaciones en el futuro donde hermanos de una misma tierra se matan unos a los otros según ellos “para llevar el pan a su mesa”.  No olvidemos que al final del día todos somos residentes de esta tierra.

NO NECESITO A dIOS

 

10548047_10152286405001794_9087591068895747455_o

Usualmente escribo sobre las temas que las personas están comentando en las redes sociales en ese momento y los títulos de las columnas son tomados de algo que vi que alguien escribió en las redes sociales o en los comentarios de los periódicos en el internet.  Este escrito es hace dos años y mi facebook se encargó de recordármelo.  Al verlo nuevamente me hizo recordar cuantos escritos veo en las redes sociales  sobre dios, sobre los likes que debes dar para que dios te conceda cosas, los likes que debes dar para que dios sane a una persona, los likes que debes dar para que dios “salve a Puerto Rico” y mil cosas más que no tendría espacio en este blog para contarlo.  Hoy decido compartirlo en el blog porque está más vigente que nunca.  ¿O es que nunca dejará de estar vigente?

NO NECESITO A dIOS:

No necesito a dios para que provea el pan en mi mesa, para eso trabajo día a día. No necesito a dios para no hacerle daño a otras personas, para eso tengo el sentido común, el respeto y la solidaridad con los demás seres humanos. No necesito a dios para pedirle que me de cosas materiales o para que se me cumplan mis sueños, para eso me empeño, me educo, me preparo y lucho día a día. No necesito a dios para que me consiga quien me quiera de verdad, para eso lucho por ser honesto, serio, y empático con mis semejantes. No necesito a dios, para pensar que existe un infierno y un cielo, y que si me comporto de X o Y manera voy al infierno o voy al cielo, para eso tengo la conciencia que me dice lo que es la causa y el efecto. Si necesito a Dios porque soy su creación, si necesito a Dios porque soy parte de Él, y si necesito a Dios porque lo siento cada vez que abro los ojos, que respiro, que miro a la naturaleza y que veo la capacidad del ser humano y de los animales de expresar el amor. Mi relación con Dios no se basa en lo que se basa la tuya que es en el que dios sea tu proveedor, tu mago, tus controles, pero eso no significa que mi relación con Dios sea inferior a la tuya. Tu arrogancia de pensar que tu relación con dios es la única valiosa me hace reafirmarme que no necesito a tu dios, porque vivo muy feliz con Dios, el que se escribe en mayúscula.

“¿PA’QUE QUIEREN MÁS DE $4.25?”

pancarta

Mientras leía una columna de la escritora puertorriqueña Mayra Montero publicada en el periódico El Nuevo Día sobre el asunto de la Junta de Control Fiscal, infinidad de emociones diversas cruzaban por mi mente.  Tengo que admitir que quizás podía coincidir en algunos de los puntos que planteaba Montero, pero no podía dejar de pensar en unas oraciones en particular que contenía el escrito, donde comentaba que había visto una pancarta que leía; “EL FUTURO DE PUERTO RICO NO TRABAJA POR $4.25”.  La escritora decía que el letrero debía tener escrito; “Para la Patria GRATIS, con tal de que sea libre”.  En la columna, también se hablaba de “pedirle cuentas” a los que nos llevaron a la crisis, y en este aspecto es que coincido con la escritora, pero no podía quitarme de la mente los primeros párrafos donde a Montero le parecía inaudito que la juventud de nuestro país reclamara una paga mayor de $4.25 la hora como plantea la medida contenida en PROMESA.  Aunque Mayra Montero es una escritora de renombre en el país y en el exterior y desde que llegó a Puerto Rico cuando tenía veinte años  se integró a la fuerza laboral como periodista entre muchas otras funciones dentro de la escritura, Montero no deja de ser un miembro de nuestra sociedad puertorriqueña. De hecho, la llegada de Montero a Puerto Rico y su integración a la fuerza laboral coincide con el establecimiento del salario mínimo federal en nuestra isla.  Los planteamientos de Mayra son muy parecidos a los de muchos otros puertorriqueños que favorecen la Junta de Control Fiscal, lo que no necesariamente es asi con la escritora cubano-puertorriqueña.  No puedo negar que la curiosidad me ganó y me pregunté si en aquel momento en que Montero llegó a Puerto Rico con tan solo 20 años y comenzó a laborar dentro de la prensa del país trabajaba por casi la mitad de lo que era el salario mínimo federal en ese momento por ser menor de 25 años de edad.  Quizás si, quizás no, eso lo sabe Montero. Y como la curiosidad es una de mis grandes amigas, y sé del apoyo que ha manifestado Mayra Montero a la independencia de nuestra isla, me sigo preguntando si la columnista de El Nuevo Día y escritora de más de una decena de libros estaría dispuesta a trabajar “Para la Patria GRATIS con tal de que sea libre” como sugiere que debería leer la pancarta de los jóvenes manifestantes.  De hecho; ¿cuántos de los que favorecen la Junta de Control Fiscal están dispuestos a que su salario sea de $4.25 la hora?  Esa es una pregunta que nos deberíamos hacer todos.  ¿Me parecería justo si gracias a la Junta de Control Fiscal mi sueldo fuera de $4.25 la hora? ¿Puedo vivir con $680 mensuales de sueldo bruto ? Se que muchos me van a contestar que el asunto del salario mínimo aplica solo a los menores de 25 años que se integren a la fuerza laboral.  ¿Es que ser menor de 25 años convierte a una persona en un ciudadano que no merece los mismas protecciones de la ley que uno mayor de 25?  Entre los argumentos que he visto en las redes sociales en defensa de la Junta de Control Fiscal y “el ajuste” del salario mínimo federal, es la excusa de que “los jóvenes no tienen las mismas responsabilidades que los adultos”.  ¿Quién puede determinar cuáles son las responsabilidades de una persona menor de 25 años o las de una persona mayor?  ¿Quién conoce la realidad individual de cada ciudadano como para determinar quien “no necesita” ganar más de $4.25 la hora?   ¿Me mantendría en silencio si esto nos afectara a todos o estaría junto a los manifestantes en los campamentos contra La Junta? Sigo estando de acuerdo con Montero en que poca gente rinde cuentas en el país por sus acciones, pero no puedo estar de acuerdo con ella, ni con los que se quedan en silencio ante el $4.25 para los menores de 25 años de edad, pero no están dispuestos a que les toquen ni un centavo de su salario.  ¿Que nos hace a nosotros mejores o superiores a nuestros jóvenes?  “¿Para la Patria GRATIS con tal de que sea libre?”  No sé Mayra, no sé si creerte. Lo que no quiero para mi, no lo quiero para otros.

GRACIAS POR VISITAR EL BLOG.  LOS INVITO A LEER OTRAS COLUMNAS DEL BLOG Y A VISITAR LA PAGINA DE YOUTUBE DE UN PROYECTO QUE ESTAMOS REALIZANDO UN GRUPO DE BORICUAS EN LOS ANGELES Y SUSCRIBIRSE:https://www.youtube.com/watch?v=LLzEHpWMy1E

SI USTED, NO ME VENGA CON EL YO NO ME QUITO.

lead_960

¿Yo no me quito robándome la luz y el agua, o yo no me quito economizando ambas y pagando mi factura? ¿Yo no me quito apoyando al comerciante local o yo no me quito comprando en Walmart? ¿Yo no me quito pagando mis “taxes” o yo no me quito inventándome dependientes que no son ciertos? ¿Yo no me quito dando mi tiempo y labor a la comunidad a la que pertenezco o yo no me quito viendo como me paso de listo y me aprovecho de los demás? ¿Yo no me quito siendo activista cuando se necesita mi apoyo y mi voz en las calles o yo no me quito sentado frente a una computadora criticando a los que si protestan? ¿Yo no me quito hablando de los cuponeros y de los del caserio, o yo no me quito denunciado los abusos de los ricos y de Wall Street? ¿Yo no me quito criticando a los políticos del partido contrario, o yo no me quito informándome quien es quién en la política y rechazando a los pillos y mediocres aún cuando sean de mi partido? ¿Yo no me quito defendiendo la educación de mis hijos y la justicia social, o yo no me quito abogando porque mentes retrógradas y prejuiciadas quieran tomar control de la educación? ¿Yo no me quito apoyando a nuestros artistas y nuestros atletas, o yo no me quito viendo programas de chisme donde destruyen sus reputaciones?  ¿Yo no me quito luchando por el bienestar del país y rechazando leyes que nos quiten derechos y nos opriman, o yo no me quito aceptando y aplaudiendo todo lo que haga el opresor? ¿Yo no me quito  reconociendo los talentos de nuestros jóvenes productivos, o yo no me quito pendiente de la última payasada de la “figura de las redes sociales” de moda?  Hay muchos puertorriqueños que se han ido y desde la diáspora luchan con todas sus fuerzas por el bienestar de su patria, y también hay muchos que se quedan que ponen a su terruño como prioridad ante los intereses personales, y ninguno de estos “se quita”, ni en la isla, ni fuera de ella. Lo curioso es que la inmensa mayoría de estos no hace alarde de su “yo no me quito” ni se lo estruja a nadie en la cara, pero existen otros que “no se quitan”, pero solo piensan en su bienestar no importa como y los demás que miren a ver como resuelven.  A estos últimos, les digo que no me vengan con la hipocresía de “yo no me quito”. No está engañando a nadie.  Usted se quitó hace tiempo en ayudar a echar el país adelante. ¿O quizás nunca lo estuvo? Síguenos en twitter@abimaelacosta y en facebook @abimaelacostawriter

GRACIAS POR VISITAR EL BLOG.  LOS INVITO A LEER OTRAS COLUMNAS DEL BLOG Y A VISITAR LA PAGINA DE YOUTUBE DE UN PROYECTO QUE ESTAMOS REALIZANDO UN GRUPO DE BORICUAS EN LOS ANGELES Y SUSCRIBIRSE:https://www.youtube.com/watch?v=LLzEHpWMy1E