ODIO EL PECADO PERO AMO AL PECADOR

Una de las frases que más pude ver en las redes sociales recientemente es la famosa frase de “Odio al pecado pero amo al pecador”.  Esta es una frase que se adjudica a la Biblia pero cuando hacemos un poco de investigación nos damos cuenta que la susodicha frase no pertenece al libro sagrado del cristianismo.  Lamentablemente esta frase también ha sido utilizada para validar muchas expresiones que fomentan el odio y la discriminación.  Algunas de las personas que utilizan esta frase con el fin de discriminar contra otros han recurrido a decir que esa es su opinión, y que las ideas hay que respetarlas, que si se exige respeto hay que brindar respeto.  Ahí es donde debemos analizar si realmente pretenden que se respeten sus ideas o si lo que se quiere es que no se pasen sus planteamientos por el cristal del análisis y el raciocinio, por el debate, por la presentación de argumentos serios y válidos para sostener su postura. Es importante que la gente entienda que debemos respeto a los seres humanos, pero no necesariamente a sus ideas u opiniones. Las ideas tienen que pasar por el filtro del análisis, del debate y de sostenerse de manera lógica y seria para que puedan ser consideradas dignas de respeto, a diferencia de los seres humanos que tenemos que respetarlos por el mero hecho de ser humanos. A las personas las respetamos porque son blancas, porque son negras, porque son indias, porque son asiáticas, porque son pobres, porque son ricos, porque son de clase media, las respetamos porque son heterosexuales, porque son homosexuales, porque son bisexuales, porque son transgéneros,porque son mexicanos, americanos, alemanes, etc.  A las personas las respetemos por lo que son, no a pesar de lo que son. Todas estas cosas son parte de ellos, son las cosas que los hacen ser quienes son, no son sus ideas. Estas cosas no se escogen, en cambio las ideas si se seleccionan, se decide creer en X o Y cosa, o se descarta creer en ellas, y el decidir creer en algo ya te hace responsable de eso en lo que crees porque tú lo escogiste, o peor aún decidiste heredarlo de alguien o de algo. Una persona no decide ser negro, rico, venezolano, heterosexual, alto, gordo, bizco, ni que se yo que cosa más, pero una persona si puede escoger ser católico, musulmán, judio, budista, yoruba, ateo o cualquier otra religion que escoja porque al fin y al cabo si usted cree en Dios,Dios es uno solo, y las religiones no las creó El, si no los hombres y como tal deben ser pasadas por el análisis y la discusión. Si una persona quiere que se respeten sus ideas debe presentar argumentos serios para sostener sus puntos, que se exprese con seriedad y que se exprese con respeto. Una persona que dice que quiere y respeta a otra, pero a la misma vez le establece que no quiere que esa otra persona sea respetada por la ley de la misma manera en que ella lo es, o que no quiere que alguien se beneficie de la protección de la ley de la misma manera en que ella lo hace y recurre a la fe o a valores culturales como argumento, no merece que sus ideas se respeten. Las ideas que han sembrado desigualdad, persecución e inequidad, dolor y sufrimiento en otros seres humanos a través de la historia no merecen ser respetadas, por el contrario deben ser combatidas con argumentos sólidos y serios con toda la fuerza que podamos. Respeto a todos los seres humanos, pero las ideas de aquellos que pretendan validar la desigualdad y el odio con escudos del cristianismo las repudio absolutamente porque están sostenidas por un capricho que redunda en injusticia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s